Redes infecciosas

Las redes también están infectadas. Los virus que circulan ahí son más dañinos que el COVID-19, con su tasa de letalidad por debajo del cuatro por ciento. Incluso el nivel de contagio es mucho mayor. No hay estadísticas, pero tampoco dudas. Infectan a través de la identificación, del deseo de pertenecer y luego, una vez atrapado, de la exclusión. Son redes de pesca, no de comunicación. Cada una tiene su dinámica. La red construida por el pájaro celeste es, quizás, en la que se ve más claro a los organismos virósicos adentrándose para destruirla. Los hashtags, ahí, son de tendencia … Continúa leyendo Redes infecciosas

Una estética de la felicidad

Hace años no vivía la experiencia de las redes sociales —más allá de un ocasional uso de Twitter—. En plan voyeurista y sin un trasfondo claro, reabrí mi cuenta de Instagram. Primero observé. Pasaron dos días hasta que me atreví a publicar una imagen. Era bello ese instante. Me tenía tocando guitarra y charango en un patio cálido y soleado. Alternaba entre los acordes de Durazno sangrando y De Ushuaia a La Quiaca. Spinetta y Santaolalla. Más que bello, era armónico. Agarré el celular, puse la cámara frontal y disparé dos o tres veces. En ninguna sonreí. Enfoqué los instrumentos desde distintos … Continúa leyendo Una estética de la felicidad

Uber: tecnología del atraso

Esta nota fue publicada el 9 de mayo de 2016 en la sección Ciudad de  Comunidad Anfibia. Los invito a descubrir los textos que allí se publican. Aunque se presenta como una alternativa tecnológica y conveniente para viajar o trabajar, Uber no es lo que promete. Su rol en el mundo online, la innovación como medio de transporte o de sustento, e incluso su impacto ambiental, dejan un resultado negativo al evaluar a esta empresa que parece haber llegado para quedarse. El 12 de abril de 2016 Uber comenzó a operar en Buenos Aires, llegando a estar presente en 415 ciudades … Continúa leyendo Uber: tecnología del atraso