Vivir la muerte

Un cuerpo yace sin vida. Aunque es inerte, ejerce una fuerza gravitatoria que reorganiza por completo su alrededor. Y a pesar de que todo siga su curso, las riberas ya no serán las mismas. Su entorno se dispersa y reagrupa en formas inverosímiles; no lo hace ahora por parentesco o por amistad, sino por ánimo. Por necesidad. Se abrazan los más abatidos mientras algún nostálgico evoca en silencio. Un grupo sensible camufla su condición bebiendo cerveza y contando historias. Una joven toma dos sándwiches de la cocina y vuelve a sentarse junto a la mujer que estará con ella durante toda la … Continúa leyendo Vivir la muerte