Ser cuerpo

Existe la idea de ser mente o ideología, antes que cuerpo constituyente. Se cree estar atrapado en la corporalidad, cuando —en todo caso, y asumiendo que exista algo realmente cautivo— somos el propio opresor. El cuerpo como sujeto que goza, necesita o se estremece, está oscurecido por las ventanas que, como rejas, oprimen su condición viviente. Él es prisionero de la mente, no a la inversa. Sólo se lo tolera cuando es presentado como cosa, como objeto. Así cobra valor y sentido en una era regida por el mandato de adoración al símbolo. Lo aceptado es inverso a la singularidad … Continúa leyendo Ser cuerpo

El fusilamiento de Dios

Cuatro meses después de que los bolcheviques arrancaran del trono al zar Nicolás II, un tribunal de la Unión Soviética juzgó y condenó a Dios. La acusación: genocidio y crímenes contra la humanidad. Anatoli Lunacharski —nombrado por Lenin como comisario de Instrucción Pública, cargo que ocupó entre el triunfo de la revolución y 1929—presidió el tribunal popular celebrado en Moscú el 16 de enero de 1918. Ante la previsible inconcurrencia del acusado se colocó un Evangelio en el correspondiente banquillo. Fueron cinco horas de deliberaciones en las que el Todopoderoso no estuvo exento de garantías constitucionales. El Estado comunista le … Continúa leyendo El fusilamiento de Dios

De golpe

Los más destacados acontecimientos ocurren de repente. Muchas veces son inmediatos y no admiten vuelta atrás. Tal vez no siempre se vean sus consecuencias con rapidez. El camino, sin embargo, irá sólo hacia adelante. Así el desembarco del Granma fue el principio de medio siglo de comunismo caribeño y de un contagio revolucionario en el continente y el mundo. Ese lugar fundacional ocuparon en la historia los textos de Steven Biko, las canciones de Nina Simone o la marcha de Selma hacia Montgomery. Cada paso era irreversible. La matanza de estudiantes en Soweto abrió una puerta hoy indeleble, como también lo … Continúa leyendo De golpe

Apuntes de una guerra perdida

Hace ochenta años un general petiso y porfiado se sublevó contra un gobierno electo democráticamente. El intento fracasó en primera instancia, pero desató una sangrienta y compleja guerra civil entre los defensores de la república (civiles) y la milicia rebelde que se alzó desde Tetuán y tomó el control de media España, aunque no de sus principales ciudades. El conflicto duró tres años. Franco gobernó treinta y seis. Fue el preludio de la segunda gran guerra. Un prólogo apenas, un ensayo. Nadie sabe bien cuántos muertos dejó —aunque fueron al menos doscientos mil—, 114 mil desaparecidos y ningún vencedor verdadero. … Continúa leyendo Apuntes de una guerra perdida

Días

El miércoles es un buen día para emborracharse. Es cuando más frecuentemente lo hago. Así comencé a pensar en los días. Un jueves morí en Cromañón. Era martes cuando un hermano que nunca abracé se aferró al cordón que lo unía a su madre. Sólo se conoció de él un ínfimo cadáver. La mañana de un viernes nublado una niña que amé se extinguió para siempre —desde entonces las nubes son más habituales—. Hace tiempo vivo una insoportable quietud. Todo empezó un lunes en la pampa de Nazca. Ese día salió el sol al mismo tiempo que desapareció la luna. … Continúa leyendo Días